El clima en Córdoba: cinco datos de lo que puede suceder hasta fin de año

1

Panorama

Cada campaña, y más aún luego de las inclemencias ocurridas en las últimas dos, los productores tienen al clima como una variable clave para tomar decisiones sobre fechas y estrategias de siembra.

Por eso, la jornada Soja con Sustentabilidad contó con la participación del director del Centro de Investigación en Recursos Naturales (Cirn), Pablo Mércuri, quien brindó sus pronósticos sobre lo que puede suceder con el clima en Córdoba hasta fin de año.

2

Suelos con déficit

Uno de los datos sorpresivos que reflejó Mércuri es que el escenario generalizado es de déficit hídrico en los suelos.

Salvo las zonas con saturación, como el sur de Córdoba y Santa Fe; norte de La Pampa y noroeste de Buenos Aires; el resto del país en general ha tenido menos precipitaciones que el año pasado y eso afectó la disponibilidad de agua.

En Córdoba, salvo en febrero y en mayo, en el resto de 2017 las lluvias actuales están por debajo de las de 2016.

3

¿Niño o Niña?

Mércuri recordó que “el principal forzante oceánico que regula las precipitaciones en nuestro país es el calentamiento del Pacífico ecuatorial” y señaló que uno de los modelos de predicción que más viene acertando los pronósticos indica que, al menos hasta diciembre, el resto del año se encamina hacia una situación “neutra”.

Luego, existe alguna probabilidad de que torne hacia una “Niña”, pero aún es muy temprano para estimarlo. 

4

Lluvias

En conclusión, para Mércuri “este año no contaríamos con un forzante oceánico en calentamiento o enfriamento que genere más o menos precipitaciones que lo normal”.

En este sentido, sugirió observar lo sucedido en años “neutros” anteriores y la historia indica un septiembre con lluvias normales, que aumentan hacia octubre, noviembre y diciembre. 

Además, sostuvo: “Seguramente se van a espaciar los días entre lluvias, con un régimen muy distinto a los de los años ‘Niño’ y ‘post Niño’”. 

5

Agua suficiente

De todos modos, el especialista llevó tranquilidad a los productores sobre que el escenario de déficit que se observa en muchas zonas de Córdoba y el país, tendería a revertirse.

Repasó diversos modelos de predicción y concluyó: “No hay indicador dentro del año neutro de que vaya a faltar agua. Noviembre y diciembre sería el período de más precipitaciones. Nos vamos a mover en vaivenes de un mes a otro, pero ningún mapa marca situación deficitaria”.

6

Rendimientos

Para el climatólogo, un dato clave a tener en cuenta para los productores es que, por lo general, en los años “neutros” existe más dispersión en los rendimientos de los cultivos.

“Esto es así porque las lluvias ocurren con un patrón más irregular. No va a ser anormal ver que en un pueblo llueven 5 milímetros y, en el del lado, 40. La falta o exceso de lluvias, en cambio, tiende siempre a homogeneizar los rindes”, explicó.

Y resumió: “Es una campaña para diversificar riesgos con decisiones agronómicas climáticamente inteligentes”.

¿Qué opinas?