Agrovoz

Gratis
Instalar app

Las dos señales que alientan a la lechería argentina

Un artículo elaborado por el economista Nicolás Torre, del Ieral de Fundación Mediterránea, señala que hay elementos para confiar en una recuperación de los tambos y la industria.

Redacción Agrovoz

La lechería argentina recorre desde hace un año un camino de deterioro permanente que no ha encontrado piso aún. Sin embargo, estarían comenzando a parecer algunas luces que, aunque tenues, permitirían ver la salida al final del túnel. 

Así lo sostiene el economista Nicolás Torre, del Ieral de Fundación Mediterránea. En un artículo de opinión que publicó en la revista Punto a Punto, Torre sostiene que “la lechería intenta dar vuelta la página” y menciona dos señales positivas que alientan la esperanza de que la cadena logre un giro de 180 grados y la curva comience a ascender.

1) Competitividad

“La nueva política económica aplicada por el gobierno estaría mostrando incipientes resultados positivos: según Indec, el volumen de exportaciones de queso enero-julio ’16 supera en 21 por ciento a las de igual período del año previo”, destaca Torre. En ese aspecto, un dato fundamental es que Brasil, el principal comprador, duplicó sus compras.

Por otro lado, aunque las exportaciones de leche en polvo se redujeron 11 por ciento, ese guarismo está afectado por el derrumbe del mercado venezolano, que era el principal destino. Exceptuándolo del análisis, el resto de los destinos han expandido sus compras en un 38 por ciento.
 
2) Precios internacionales

“La segunda señal favorable para la cadena proviene de los principales mercados formadores de precios de lácteos”, añade Torre.

Menciona como ejemplo la reciente suba de la leche en polvo entera con origen en Nueva Zelanda, que promedió a 2.850 dólares la tonelada a mediados de septiembre, lo que significa 34 por ciento más que tres meses antes y 32 por ciento por encima del año pasado. 

Diagnóstico

Para Torre, el primer factor que incidió en la crisis que se observa hoy comenzó en 2014, cuando la coyuntura internacional dejó de ser favorable y el nivel de internacionalización de los productos lácteos bajó del 25 por ciento del período 2011-2013, al 18 por ciento.

“¿La razón? Precios internacionales a la mitad de años previos en combinación con una fuerte pérdida de competitividad exportadora, por crecientes costos internos en dólares”, explica el economista.

Esto fue, según su análisis, lo que provocó que los valores pagados a los productores cayeran drásticamente, hasta ubicarse por debajo de sus costos. En concreto, mientras históricamente participaban entre 28 y 31 por ciento del precio final de los lácteos, esa proporción cayó al 22 por ciento entre octubre y marzo últimos.

Esperanza

De todos modos, Torre sostiene que “por suerte, ambas fuentes del derrotero –menores precios y competitividad–, parecerían estar solucionándose”.

Por eso, concluye: “Esta incipiente coyuntura internacional positiva ayudará a mejorar la ecuación económica del sector, que precisa, cuando antes, recuperar los niveles de inserción internacional logrados en 2011-2013m para retornar a terreno positivo la rentabilidad de los principales motores de la cadena: tamberos e industrias lácteas”.