La piedra destruyó la totalidad de las verduras en 500 hectáreas del cinturón verde

La tormenta afectó a campos ubicados en el noreste de la ciudad de Cördoba. El presidente de la Asociación de Productores, Juan Perlo, calificó la situación de “muy grave”. Aumentarán los precios.

Redacción Agrovoz

La fuerte tormenta de granizo que azotó a Córdoba este jueves por la tarde dejó daños totales unas 500 hectáreas de uso hortícola ubicadas al noreste de la capital provincial, lo que significa que el 50 por ciento del Cinturón Verde sufrió daños por la pedrea.

Así lo estimó a Agrovoz el presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de Córdoba (Aproduco), Juan Perlo.

“Esto fue grave, muy grave. De Villa Retiro a El Quebrachal, pasando por Villa Esquiú, hay unas 400 o 500 hectáreas con 100 por ciento de daño. La piedra destruyó todo”, subrayó Perlo.

Tormenta inédita

El dirigente señaló que esta es una de las peores tormentas de la historia para el sector hortícola, debido al momento en que cayó.

“A mitad de mayo, una pedrada con esta intensidad, es absolutamente impensado; hace por lo menos 25 años que no ocurría. Estamos en la entrada del invierno, ya no se puede volver a sembrar. Lo normal es que sucedan en verano, cuando cada diez o quince días se puede volver a sembrar; ahora son días cortos y fríos y el cultivo no crece. Son tres meses que hay que resolver cómo ayudamos a los productores que se quedan sin nada”, se lamentó Perlo.

En este sentido, dijo que anoche ya recibió un llamado del secretario de Agricultura de la Provincia, Juan Cruz Molina, para resolver ayudas inmediatas para los horticultores, al tiempo que se espera que se lance un programa para incrementar la superficie protegida con mallas antigranizo. También esperan un llamado del Municipio para contar con ese apoyo.

Precios, en alza

Según Perlo, lo que se dañó son verduras de hoja: lechuga, acelga, remolacha, achicoria, rúcula y perejil, que se venden en el mercado local.

Al perderse toda la producción, Perlo estimó que lógicamente “algún corrimiento de precios va a haber”. “Verdura no va a faltar, pero se va a traer de otros lados, y los costos logísticos la encarecen”, explicó.