Por lluvias y granizo, ya se perdieron más de 300 mil hectáreas en Córdoba

Significa una merma de alrededor de 1,5 millones de toneladas que no se producirán. El 70 por ciento, es área sojera.

Redacción Agrovoz

Un total de 313.800 hectáreas de la campaña gruesa ya se perdieron en la provincia de Córdoba a raíz de las fuertes lluvias y de tormentas de granizo, lo que significa cerca de 1,5 millones de toneladas de granos que no se cosecharán producto del accionar del clima.

Así lo señala la Bolsa de Cereales de Córdoba, en su segunda estimación de producción de cultivos estivales 2016/17, en la que proyecta un crecimiento en la producción de maíz, pero caída en la de soja.

Por cultivo

La soja es la principal perjudicada: 223.800 hectáreas son las que no se recolectarán, lo que implica, a un rinde promedio de 32,9 quintales por hectárea, unas 740 mil toneladas que quedaron en el camino.

"Principalmente por anegamiento, y en menor medida por granizo (Río Cuarto y Río Segundo), la superficie perdida se contabiliza en 224 mil hectáreas. Los departamentos más afectados son Presidente Roque Sáenz Peña (47.000 has), Marcos Juárez (39.000 has), San Justo (35.000 has) y Gral. Roca (34.000 has)", menciona la Bolsa.

El maíz suma 79.200 hectáreas, que a 83,9 quintales, significan 665 mil toneladas. 

"La mitad de las pérdidas se encuentran en el departamento General Roca y, en menor medida, en Presidente Roque Sáenz Peña y San Justo. La principal causa es anegamiento, aunque también se registraron pérdidas por granizo en los departamentos Río Cuarto y Río Segundo", indica la entidad bursátil.

En el maní, la pérdida abarca a 10.800 hectáreas, que son 40 mil toneladas tomando un rinde promedio en caja de 37,4 quintales: el departamento más afectado por anegamientos es General Roca, donde se contabilizan 8.800 hectáreas perdidas.

Menos que hace un año

Si bien las pérdidas son cuantiosas, vale destacar que son, al menos por ahora, sensiblemente menores a las que se acumularon en la campaña anterior, cuando el fenómeno El Niño provocó intensas lluvias en abril que dañaron con fuerza a la zafra de soja y maíz.

De acuerdo a la Bolsa de Cereales, el año pasado no se cosecharon 553.800 hectáreas s de soja, 112.700 de maíz y 43.250 de maní; es decir, un total de más de 700 mil, lo que significa más del doble de superficie perdida que en la actualidad.