La siembra de trigo se achica en la zona núcleo: ¿el resto del país “salva” la campaña?

Las intenciones se desvanecen ante el cuadro de excesos hídricos. El norte del país y el sur de Buenos Aires podrían compensar el área que quede sin implantarse en la zona núcleo.

Redacción Agrovoz

La Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) pronosticó que el área de trigo en la zona núcleo finalmente caerá entre 10 y 20 por ciento como consecuencia de la falta de piso por los excesos hídricos que imposibilitan el paso de las sembradoras por los campos.

Este pronóstico pesimista se suma al que ya formuló el Ministerio de Agroindustria para todo el país, de caída del 5,7 por ciento. En Córdoba, la Bolsa de Cereales calcula un crecimiento marginal de apenas el 0,25 por ciento.

La GEA ya había advertido en sus últimos informes que el agua le estaba poniendo freno a las intenciones de crecimiento en la superficie del cereal, y que ya había lotes que se estaban destinando directamente al maíz 2017/18, y ahora ratificó estas presunciones.

Sin embargo, el panorama complicado que afecta fundamentalmente al sur de Córdoba y Santa Fe y norte de Buenos Aires y La Pampa, podría verse compensado por las buenas perspectivas que se están observando en el norte del país y el corazón triguero del sur bonaerense, que el año pasado sufrió una fuerte sequía, según la Bolsa de Cereales de esa provincia.

Inundados

Según la GEA, “los excesos hídricos han puesto en jaque mate el potencial incremento de trigo”, en la zona núcleo. 

“Las zonas más afectadas son el norte bonaerense y sur de Santa Fe. Allí prácticamente no hay piso para sembrar. Ya se manifiesta en toda la región la caída en la intención de siembra. La disminución varía de un 10 a 20 por ciento respecto al año pasado. Las variedades de ciclos largos se alejan de su fecha óptima de siembra. Los lotes que se bajan ya se anotan para sumar al maíz”, resume el reporte rosarino.

Perspectivas

El Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, por su parte, reconoce que el clima húmedo y la falta de días soleados, continúa retrasando las labores de implantación del cereal.

Según esta entidad, ya se implantaron 620 mil hectáreas, el 11,3 por ciento de las 5,5 millones proyectadas, principalmente en Salta, Chaco y Santiago del Estero.

En el documento, la Bolsa porteña admite que la proyección de siembra nacional fue calculada dentro de un escenario climático que no se presentaba tan complicado. “Sin embargo, la ventana óptima de siembra se extiende hasta finales de julio en las zonas hoy comprometidas, restando aún dos meses en los que podría registrarse una recuperación del área y la incorporación de cereales de invierno”, confía el informe. 

Por otro lado, destaca que “no se descarta que las regiones trigueras del norte del país, como así también las del sur de Buenos Aires, en donde se relevan incrementos de área en comparación al ciclo previo, puedan continuar expandiendo la superficie destinada al cereal durante los meses de mayor actividad de siembra, compensando así las posibles mermas de área en las regiones con inundaciones y caminos intransitables”.