La siembra de trigo aumentaría 7,8% a nivel nacional

Es el primer pronóstico de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Sería la mayor área de las últimas 10 campañas.

Redacción Agrovoz

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectó que la siembra de trigo alcanzará unas 5,5 millones de hectáreas a nivel nacional, que significan un incremento del 7,8 por ciento en relación al ciclo anterior, cuando fueron 5,1 millones.

De confirmarse esta expectativa, se trataría de la superficie más alta en las últimas diez campañas y superaría en un 34 por ciento al promedio de las últimas cinco.

Según la entidad porteña, la cosecha del año pasado fue de 16,3 millones de toneladas.

Zonas

Los mayores incrementos de área se registrarían sobre el sudeste de Buenos Aires, región que durante la campaña 2016/17 no pudo concretar los planes de siembra debido a las condiciones climáticas que demoraron la cosecha de soja, y, en consecuencia, provocaron una liberación lenta de lotes para la siembra del cereal. 

Por otra parte, sectores del NOA, sur de Santa Fe, oeste y norte de Buenos Aires, y norte de La Pampa, presentarían aumentos en las expectativas de siembra de trigo con el fin de controlar napas próximas a superficie. 

A su vez, las regiones Centro-Norte de Córdoba, Sur de Córdoba, Centro-Norte de Santa Fe, Núcleo Norte y Sur, y Centro de Buenos Aires, registrarían un nuevo récord en área sembrada en las últimas diez campañas agrícolas. 

¿Agua suficiente?

En cuanto al estado hídrico del suelo, a pesar de registrarse suelos saturados sobre algunos sectores de Salta, Chaco, Buenos Aires, La Pampa y Santa Fe, gran parte del área agrícola nacional presenta una condición de humedad que varía de óptimo a adecuada para comenzar con la implantación de trigo, cuya ventana óptima de siembra se extendería entre los meses de mayo y agosto. 

Si bien restan algunas semanas para comenzar con la incorporación de los primeros lotes de trigo, en caso de no registrarse importantes lluvias que generen anegamientos durante los próximos días, se podrá dar inicio a la implantación de lotes tempranos bajo óptimas condiciones de humedad. 

En paralelo, se espera que el cultivo continúe recuperando área en zonas con menor aptitud agrícola en el norte del país, donde durante el ciclo previo, la falta de humedad que se registró en los meses de mayor actividad de siembra, no permitió finalizar con los planteos previstos al comienzo de la campaña. 

Además, en dichas regiones el incremento en la intención de siembra del cereal, seguirá mejorando la relación de cereales con oleaginosas y el control de malezas. 

Por otra parte, en el núcleo triguero del Sudeste de Buenos Aires también se espera una importante recuperación del área triguera, desplazando al cultivo de cebada. 

Más tecnología

Asimismo, se espera que el aumento en el área a implantarse con trigo sea acompañado nuevamente de un incremento en el nivel de tecnología aplicada, principalmente en las variables material de siembra, cuidado sanitario y fertilización, con el fin de alcanzar los parámetros de calidad. 

“Bajo este escenario, el trigo aumentaría la participación de cereales en la rotación con oleaginosas, mejorando la sustentabilidad del suelo y logrando expandir el área triguera hacia regiones con menor aptitud agrícola”, concluye la Bolsa porteña.