El salto del maíz: la venta de cabezales es la mejor en seis años

Varios de los principales proveedores de las plataformas de cosecha se quedaron sin stock. La demanda crecería en la próxima campaña.

Alejandro Rollán

Con un avance de cosecha a nivel nacional que ronda el 45 por ciento del área implantada, y que en la provincia de Córdoba se encuentra en igual grado de evolución, el maíz se encamina a una cosecha récord y a su paso sigue generando buenos negocios.

Mientras en las regiones centro norte y sur de la provincia los rendimientos aportan un promedio de 87 quintales por hectárea, de acuerdo con datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, los resultados también son más que satisfactorios para las empresas que proveen cabezales para cosecha.

Sin stock

"Nos hemos quedado sin plataformas. Cuando hicimos la previsión de stock en julio pasado no esperábamos semejante demanda", dimensionó Marcos Formica, integrante del departamento Técnico de la empresa Mainero.

La fábrica de Bell Ville produjo este año más de 400 unidades de su cabezal MDD 100, capaz de cosechar en múltiples distanciamientos y  direcciones, para abastecer su demanda interna y de exportación. “No había esta demanda por cabezales desde 2011”, puntualizó Formica.

Cabezal maicero MDD 100 fabricado por Mainero, de 16 surcos.

Lo mejor en seis años

Con un mercado nacional que supera los 800 cabezales por año, por primera vez en las últimas seis campañas la demanda de plataformas maiceras comenzó con la decisión de siembra. Allá por septiembre pasado. "Este año, cuando el productor definió su área con maíz también se aseguró el cabezal, ya sea para reponer el que venía utilizando o incorporar otro de mayor ancho de cosecha", explicó José Allochis, fabricante de cabezales en la localidad bonaerense de Ferré.

La plataforma de Allochis, montada sobre una cosechadora Tucano 570 de Claas.

Presentes en Oncativo

Los cabezales de Mainero y de Allochis tomaron parte de la primera jornada Experiencia de Cosecha realizada el viernes pasado en Oncativo, organizada por la empresa Claas.

Sobre un lote con maíz, del semillero alemán KWS, una cosechadora Lexión 780 MTS realizó la recolección con el cabezal fabricado en Bell Ville; mientras que la plataforma producida en terreno bonaerense lo hizo sobre una Tucano, modelo 570.

 

Experiencia de Cosecha en Oncativo, con la participación de cosechadoras Claas y cabezales Mainero y Allochis.

"Tuvimos que traer a la dinámica el único MDD 100 que nos quedaba que es de 16 surcos", graficó Formica. Desde su lanzamiento al mercado 2013, la empresa viene fabricando su revolucionario cabezal en los tamaños de 14, 16, 18 y 20 surcos.

Mejora la reposición

En su fábrica ubicada en la provincia de Buenos Aires, Allochis tampoco tiene stock disponible de cabezales. "Tenemos pactadas entregas recién a 60 días", indicó el empresario, quien fundamenta el interés por el maíz en su rentabilidad respecto a la soja.

Hasta la campaña pasada, la pérdida de interés por incorporar el maíz en la rotación había provocado un atraso en los niveles de reposición de las plataformas de cosecha. "Veníamos de tres años durante los cuales el nivel de reposición era de la mitad", indicó Allochis.

Pronóstico de crecimiento

Con el objetivo de acortar los tiempos de cosecha, la demanda doméstica también refleja una mayor predisposición a incorporar cabezales con más ancho de labor, cuyo promedio hoy ronda los 17 surcos.

De cara a la próxima campaña, los fabricantes ya están haciendo sus previsiones que, en principio, apuntan a un nuevo crecimiento en la producción de cabezales. Algunas estimaciones que auguran un aumento en la superficie maicera de un millón de hectáreas justifican los pronósticos de una mayor comercialización del implemento.