El frío se suma a las complicaciones para la cosecha de maní

Sólo se cosechó el 26 por ciento de los cultivos; los que están arrancados corren riesgo de pérdidas por las heladas. Además, es uno de los granos más perjudicados por las inundaciones en el sur.

Favio Ré

La Bolsa de Cereales de Córdoba estimó que la producción de maní alcanzará las 1.112.400 toneladas en caja y 778.700 en grano, lo que, de cumplirse, significará la mejor campaña en nueve años.

Con respecto al ejercicio 2015/16, se espera un crecimiento productivo del 29 por ciento, producto de un aumento de los rindes del 20 por ciento y a que las hectáreas perdidas por inundaciones o anegamiento serían cerca de 30 mil, 13 mil menos que las que quedaron en el camino un año atrás.

Sin embargo, estas perspectivas pueden desmejorar si no se logra avanzar en la cosecha de los granos sembrados en los departamentos General Roca y Presidente Roque Sáenz Peña, que concentran un tercio de la producción, y que son los más afectados por los excesos hídricos.

Y a esto se ha sumado un factor climático más: las heladas

Frío perjudicial

Este lunes, fue récord de frío en Córdoba, con registros de hasta -10,6°C en el interior. En los principales departamentos maniceros, como los antes mencionados más Río Cuarto, Juárez Celman y Tercero Arriba, las mínimas oscilaron entre -4 y -8°C.

Consultado por Agrovoz sobre qué impacto pueden tener estas heladas en la producción agrícola cordobesa, el coordinador del Departamento de Información Agroeconómica (DIA) de la Bolsa de Cereales de Córdoba, César Alonso, explicó que el maíz, a pesar de que aún falta levantar el 74 por ciento, no tendría problemas, pero sí el maní.

“El más complicado es el maní que fue arrancado y todavía no se pudo cosechar: la helada hace que se desprenda la parte vegetativa de la planta invertida y, cuando la cosechadora la quiere levantar, se desprenden las cajas. Y a eso hay que sumar el daño propio que sufre el grano por la helada”, explicó Alonso.

Según las estimaciones de la entidad bursátil, ya se arrancó el 95 por ciento de la superficie sembrada con maní, pero sólo se cosechó el 26 por ciento, por lo cual “potencialmente, sería el cultivo más afectado”, reconoció Alonso.

Por otro lado, mencionó que también podría haber problemas para los garbanzos recién sembrados (ya se avanzó en un 55 por ciento) y que ya estén emergiendo en el centro-norte de Córdoba.