Agrovoz

Gratis
Instalar app

La velocidad, un atributo que se agrega a la capacidad y a la precisión

Sistemas de siembra que trabajan a 14 kilómetros de velocidad con garantía en su prestación y cosechadoras que recolectan 12 hectáreas por hora: la cosecha récord se apoya en la innovación en maquinarias.

Alejandro Rollán

Tolvas autodescargables con capacidad de 30 toneladas, capaces de vaciarse en dos minutos con la mayor seguridad; sembradoras que trabajan a 14 kilómetros de velocidad con garantía en su prestación, y cosechadoras que pueden recolectar 12 hectáreas por hora es parte del ritmo que la maquinaria agrícola le impone a la producción de granos. ¿El objetivo? Aumentar la capacidad de trabajo y ganar en eficiencia.

Hacia esa dirección se conduce buena parte de la oferta de maquinaria agrícola que, desde el martes y hasta hoy, está presente en Expoagro, la mayor exposición agropecuaria del país.

Siembra electrónica

En las sembradoras, la electrónica amenaza a los sistemas hidráulicos y mecánicos, a tal punto que ya hay equipos de fabricación nacional en los que las mangueras y las cadenas sobre los cuerpos de siembra son parte del pasado.

Desde Villa Constitución (Santa Fe), muy cerca de donde se realiza la 11ª edición de la muestra, la empresa Plantium lidera el desarrollo nacional en dosificadores eléctricos de siembra. Lo hace con un prototipo de distribuidor eléctrico por presión neumática, cuya patente ya fue presentada en Estados Unidos, Europa, Brasil y Argentina. Consiste en la integración del motor brushless , similar al que se usan en los autos guía, con un dosificador neumático con presión, que va adherido a la placa con sistema canbus . El lanzamiento comercial será en 2018, según adelantó Jorge Gentili, titular de la empresa santafesina.

El desarrollo nacional, no obstante, ya fue probado a campo con éxito. El equipo de Agricultura de Precisión del Inta Manfredi, que lidera Mario Bragachini, fue el encargado de realizar el ensayo. ¿El resultado? La sembradora trabajó en la implantación de maíz a una velocidad de 14 kilómetros por hora. “Lo que hicimos fue adaptar una sembradora de 16 cuerpos, con ocho dosificadores eléctricos y otros ocho de distribución neumática; era la única forma de poder comparar los sistemas con las mismas condiciones”, indicó Bragachini. Cuando la máquina pasa por lugares donde hay una curva o una cabecera inclinada, el sistema eléctrico permite colocar la cantidad de semillas justas sin desperdiciarlas y realizar el corte por sección.

Según los ensayos del Inta, hasta una velocidad de siembra de 10 kilómetros, los dos distribuidores funcionaron de manera similar, pero, a partir de allí, el sistema eléctrico sacó nítidas ventajas.

El distribuidor made in Argentina tiene la característica de depositar la semilla en el fondo del surco a una velocidad que ronda los 50 kilómetros por hora. Como si fuera un disparo. “La semilla queda clavada en el suelo, lo que garantiza su ubicación a medida que avanza la sembradora”, 
precisó Bragachini.

Por el desarrollo de esta tecnología, Plantium recibió el Premio Ternium Expoagro. Sus impulsores aseguran que este componente permitirá al productor una mayor precisión en la siembra, gran rendimiento y ahorro de insumos. 

Cuando se produzca su lanzamiento comercial, su costo será mucho menor al de la competencia. Adaptar una sembradora de 20 cuerpos demandará una inversión de alrededor de 30 mil 

dólares. 

Kit de trilla. La cosechadora Lexion 780, fabricada por Claas en Alemania, con la plataforma draper de 47 pies “made in Argentina”, en la vidriera de Expoagro. (javier cortéz / enviado especial)

Opción estadounidense

Desde Estados Unidos, la empresa Precision Planting, especializada en el desarrollo de equipos de agricultura de precisión para siembra, ya tiene experiencia en el uso de distribuidores eléctricos de semilla. 

A Expoagro concurrió con su sistema Vdrive. Este control en la dosis de implantación ya está en funcionamiento en varias sembradoras de fabricación nacional. “El impacto es tan importante que viene a repensar el concepto de las sembradoras como maquinaría propiamente dicha, ya que al no necesitar cadenas ni ruedas de mando, la fabricación, mantenimiento y operación mejora en un amplio espectro. A eso se suma que cada dosificador puede aplicar una dosis de semilla de forma individual”, detalló Gonzalo Lorenzo, gerente de Negocios de Precision Planting.

Cosecha

Con su Lexion 780 equipada con orugas Terra Trac, fabricada en Alemania e importada desde hace dos años al país, y un cabezal draper Hera de 47 pies –fabricado para todo el mundo en Ameghino– Claas Argentina tiene un kit de trilla de última generación. La cosechadora, equipada con motor euro 4 I, es considerada a nivel mundial como la más potente y tecnificada. “Es una máquina equipada con oruga inteligente y motor con urea para reducir las emisiones al ambiente, capaz de cosechar entre 11 y 12 hectáreas por hora”, destacó Reynaldo Postacchini, vicepresidente de Claas Argentina.

La plataforma Heras está pensada a nivel mundial. Este año, la filial argentina de la empresa alemana tiene previsto exportar a Europa 320 cabezales. Tecnología nacional para el mundo.

Proceso de carga

Poder recolectar soja o maíz con velocidad y eficiencia requiere que los equipos de apoyo a la cosecha tengan las mismas prestaciones. Por eso ya hay tolvas que son capaces de cargar en dos minutos un camión y acoplado con 30 mil toneladas. “Reducir los tiempos de la cosecha, cada vez más necesarios para eludir los fenómenos climáticos, obliga a que las tolvas puedan trabajar de la forma más rápida, pero sin perder eficiencia ni seguridad”, sostiene Alberto Gaviglio, presidente de la empresa Akron, referente nacional en la producción de tolvas. En la edición pasada de Expoagro, la fábrica de San Francisco lanzó al mercado su línea de tolvas Gran Max. Su sistema de carga permite suministrar a un volumen de 13 mil kilos por minuto.

Si el grano va al silo-bolsa, la empresa Martínez y Staneck también pica en punta. La fábrica ubicada en Tandil (Buenos Aires) exhibió en la muestra una embolsadora de grano autónoma, que no requiere de tractor para el desplazamiento de la bolsa.