Industrialización y más reformas, señales en Expoagro

Futuro en puerta: el frigorífico al lado de las biorrefinerías y una reforma tributaria procompetitiva.

Carlos Petroli

En la primera campaña agrícola completa bajo la gestión Macri, Expoagro exhibe la avanzada de tecnologías que auguran más industrialización dentro y desde el campo. Están, por ejemplo, las “minidest” de destilación de maíz que Agrovoz mostró en el norte de Córdoba la semana pasada. Y que, en un futuro no muy lejano, tendrán “el frigorífico al lado” de la biorrefinería, como vaticinan quienes miran la dinámica de largo plazo.

También Expoagro es caja de resonancia de lo que falta y de los problemas como los que transitan la lechería y las economías regionales. En materia agrícola, el shock de ingresos de 2016 –conformado por la salida del cepo cambiario y la quita parcial de retenciones– se expresó en una fuerte reactivación del equipamiento en maquinarias y vehículos. Las inversiones en “fierros” pasaron de 1.400-1.450 millones de dólares en 2015 a 1.800-1.850 millones durante el último año.

La devaluación y las retenciones le cambiaron la ecuación a los maiceros, y como resultado ahora se espera un récord de 37 millones de toneladas como grano comercial (sin contar el destinado a picado en planta u otros usos). El trigo y el girasol, ya sin retenciones, también sumarán a la cosecha récord. La lechería y varias economías regionales quedaron por ahora afuera de esa foto y, por eso, están en la agenda que proponen las entidades de la producción para conversar con el Gobierno. Se busca sintonía fina, entre ellas una reforma impositiva para potenciar al motor exportador.

El récord al que se encamina la producción de granos –con días clave en las próximas ocho semanas–, muestra resultados auspiciosos, más allá del récord físico: mejor utilización de insumos, mayor fertilización y tecnología aplicada, incremento de área (con excepción de la soja) y rendimientos por hectárea, según el informe que presentaron en Expoagro las cadenas de valor (soja, maíz, trigo y girasol).

Debido a la inyección de confianza entre los productores y el fondeo crediticio del Banco Nación –que tracciona al resto del sistema–, la venta de maquinaria agrícola lograría posicionarse este año en los niveles de 2016, en el orden de los 1.800-1.900 millones de dólares, opina Mario Bragachini, especialista del Inta.

En este rubro, la exportación presenta nubarrones, ante la competencia de otros proveedores internacionales, más allá de que la maquinaria argentina ha ganado reconocimiento en los dos hemisferios, debido a innovación y know how . Una línea de prefinanciación de exportaciones está bajo análisis como medida de apuntalamiento.

Costos en la mira

La dirigencia rural dio cuenta de la agenda que procura abordar con el Gobierno en el contexto de un año político, con la campaña lanzada hacia las legislativas de octubre.

De arranque, los líderes del agro coinciden con referentes del Gobierno –como el ministro Buryaile– en que, hacia delante, la mejora del tipo de cambio deberá provenir de otros instrumentos y no de las devaluaciones. Entre cuatro puntos, el agro quiere discutir el formato de costos y de presión impositiva, en el marco de una reforma impositiva integral. Además de este punto, se buscará convocar a las empresas aseguradoras para acordar un sistema de cobertura multirriesgos; se agrega la ley de semillas que está en el Congreso y medidas para la lechería y las economías regionales. Un menú dirigido a que el entusiasmo que se ve en Expoagro no se diluya ni se pierda.