Cosechas récord de soja, pero el mercado sigue firme

En la Argentina se está dando el combo de la suba de Chicago y el efecto lluvias sobre buena parte de la pampa húmeda.

Pablo Adreani

En esta semana corta para nuestro país, el mercado de Chicago se llevó puesto el informe del Usda del pasado 11 de abril, donde volvía a incrementar la producción de soja a niveles récord e impensados unos pocos meses atrás. La producción mundial de soja se incrementa ahora en un poco más de cinco millones de toneladas, al pasar de 340,79 a 345,97 millones de toneladas. Los principales ajustes se han dado en la producción de Brasil, ahora en 111 millones de toneladas versus 96,5 millones de la campaña 2015/16.

Esto a pesar que fuentes privadas están considerando una producción de 114 millones de toneladas. El otro ajuste fue para la cosecha de Argentina, estimada ahora en 56 millones de toneladas (contra 55,5 millones del mes pasado). En otro momento, este aumento ya por tres veces consecutivo en la producción global de soja hubiera provocado una clara tendencia bajista.

Resistiré

Por el contrario, Chicago viene consolidando un mercado sostenido, con gran resistencia a la baja y subas diarias que van sorprendiendo a un buen número de operadores, a excepción de los fondos, que vienen manteniendo y consolidando una posición comprada, en clara visión de tener que enfrentar un mercado alcista. Esto, a pesar de que la liquidación parcial de parte de las posiciones compradas fue el factor que provocó la baja en Chicago luego de conocidas las cifras del Usda.

En la Argentina se está dando el combo de la suba de Chicago y el efecto lluvias sobre buena parte de la pampa húmeda, con inundaciones en zonas donde estaba empezando la cosecha, como un “deja vu” de lo sucedido en la campaña anterior, el fatídico abril de 2016.

La primer consecuencia fue una suba de tres dólares en Chicago; la repercusión llegó directamente a la Argentina, donde la soja disponible cerraba con subas de cuatro dólares para llegar a los 234 dólares por tonelada.

Un dato a tener en cuenta, y que está indicando que la firmeza del mercado se está dando solo en el disponible, es consecuencia de la necesidad de recibir soja por parte de las aceiteras y exportadoras, en una semana que ya ha culminado.

Futuro flojo

Si vemos lo sucedido con las posiciones futuras, el aumento ha sido muy poco significativo, con ganancias de 0,4 dólares, mostrando que la firmeza y necesidad es por soja disponible. El cierre de la posición abril fue de 232,8 dólares, y para mayo ya se vislumbra una lenta recuperación del mercado a 237,3 dólares; julio cierra a 242,3 y noviembre a 252 dólares.

El pase entre la posición noviembre y la posición abril, llega al 8,2 por ciento en siete meses. Se trata de un aumento de 20 dólares por tonelada que nos obliga a la reflexión y a evaluar qué podemos hacer ante esta coyuntura de precios.

Hoy no podemos decir que los 252 dólares de la posición noviembre son una oportunidad de compra o una oportunidad de venta. Lo que suceda con el mercado en las próximas una o dos semanas va a seguir dependiendo del factor climático.

Esto lo destacamos en nuestra columna de la semana pasada, y ahora podemos reforzar nuestro análisis diciendo que si no hay lluvias de aquí hasta el domingo y la cosecha se reanuda, tendremos un mercado con chances bajistas para el próximo lunes, a menos que los fondos en Chicago refuercen su sentimiento alcista, y el impacto sobre la Argentina sea directo.

Por el contrario, nuevas lluvias durante este fin de semana podrán provocar una consolidación de la tendencia alcista para cuando comience la próxima semana. No obstante esta incertidumbre climática, tomar posición de venta en noviembre en el Matba puede ser una buena estrategia para cubrirse ante eventuales bajas en el disponible. Nadie se fundió por ganar poco.